La cuarta entrega del Mini Serial…

Cuando llegaron a destinación se sorprendieron encontrarse no con una enorme mansión y vigilancia armada, sino con un pequeño chalet adosado, sin elementos que destacaran de una apabullante normalidad, en abierto contraste con la iconografía pública de todos los curanderos (“la mayoría de ellos charlatanes y estafadores, y soy magnánimo” pensó Martín).

Iban solos, Teresa y él, pero eso no parecía ser un problema. Ningún peligro a la vista, ni siquiera un perro guardián. Cuando tocaron el timbre se oyó un zumbido. La cerradura de la puerta metálica se abrió, dejándoles paso para que pudieran llegar a la puerta de entrada. Empezaron a entrar, con cierta circunspección ya que la normalidad con la que se estaba desarrollando esta visita era ciertamente sospechosa. Esperaban verse circundados de guardias armados de un momento a otro, o asaltados por perros de combate, o atrapados por mallas de acero irrompibles. Pero en realidad llegaron a la puerta sin sobresaltos.

De repente, la puerta se abrió y un hombre les dijo sonriendo: -Buenos días señores. ¿En qué puedo ayudarles?-

La reacción instintiva de los investigadores fue meter mano a sus armas, con lo cual la persona que abrió la puerta se vio obligada a levantar sus manos, mirándoles con su rostro lleno de stupor.

-No tenemos mucho dinero…- empezó diciendo. Los investigadores se miraron uno a otra y decidieron enfundar las armas.

-Les pedimos disculpas- dijo Teresa. -No somos ladrones, sino policías. Necesitamos hacerle unas preguntas.-

El hombre bajó las manos, suspirando. -¿Policías, eh? Y bastante nerviosos por lo visto. ¿Qué les preocupa, agentes?-

Martín decidió no hacerle notar que no eran simples agentes. Mejor estar focalizados en lo que realmente interesaba para su investigación.

-¿Podemos hacerle unas preguntas?-

-Por supuesto- les contestó el hombre amablemente. -Si queréis pasar nos podemos poner cómodos en el cuarto de estar.-

Entraron y se sentaron. Y todo parecía ocurrir de una forma realmente… ordinaria.

Se agradecen comentarios…