Relatos de Ciencia Ficción

Categoría: Relato breve (Página 1 de 4)

Nueva Web para New Gea

Así como para los relatos del ciclo Causa.Efecto, ahora los relatos de NewGea también estrenan web propia: newgea.alexanderfoxx.es

Actualmente se pueden encontrar allí los tres relatos que ya había publicado en este blog y un nuevo relato, El Derrumbe de las Ciudades, unas 600 palabras intensas para reflexionar acerca del futuro de nuestra Tierra

Mi primer relato

1385152_10152164966642345_552750876_nNo había publicado aún en mi blog el primer relato que escribí cuando tenía 16 años y vivía en Italia.

Lo titulé Universos Paralelos, y en la web podéis encontrar también un remake que hice en tiempos más recientes y que fue publicado por la revista miNatura.

Pero nada que ver con el original, escrito con uno de los primeros ordenadores Olivetti un día que me encontraba en el despacho de mis padres y una mosca empezó a molestarme. Cómo no conseguía deshacerme de ella dejé correr la fantasía… y ese fue el resultado.

Asimov el Visionario

Aquí os dejo este breve relato que escribí hace un tiempo, espero que os guste

Para cualquier imperio lo normal es caer. Ser derrumbado. Destruido. Despedazado. Y que no quede nada de ello en pie.

El proceso de destrucción puede ser lento e inexorable o rápido y doloroso.

Isaac Asimov lo sabía perfectamente. Él mismo construyó un imperio. ¿La Fundación? Claro. Y las leyes de la robótica. Y los robots buenos. Y también, no podemos olvidarlo, la Isaac Asimov Science Fiction Magazine que le dieron la influencia que quería, ya que no le bastaba con aparecer en todas las revistas, quería ser una auténtica referencia en el mundo de la ciencia ficción. Todo el mundo sumiso a las leyes de la robótica y a la psicohistoria.

Como si todo ello fuera real. O eso pensaba hasta hace unas horas.

Pero ahora tengo dudas. Desde que entró en mi despacho mi secretaria con un brazo separado del resto del cuerpo pidiéndome que se lo arreglara. Al mismo tiempo, las ecuaciones que había escrito en mi ordenador cobraron sentido y supe exactamente lo que iba a hacer. ¡La posibilidad de derrumbar el imperio de Isaac Asimov estaba en mis manos!

***

Desde su punto de observación privilegiado, Isaac Asimov sintió crecer dentro de sí unos sentimientos nuevos y extraños. Le dejaría hacer lo que creía necesario, sabía perfectamente que la historia del imperio era una farsa. Asimov se había conformado con preparar el camino para Hari Seldon. Y vigilaría durante siglos para que las cosas se desarrollasen cómo la psicohistoria preveía. Muriendo, volviendo a nacer, cambiando de nombre y aspecto. Sin decepcionar.

Al fin y al cabo, él no era más que un robot al servicio de los hombres…

¡¡¡Hasta el próximo relato!!!

San Francisco

ATERRIZAJE EN SAN FRANCISCO

Mi pasión por la fabricación de cerveza en casa me ha llevado (como muchos de mis amigos saben) a inaugurar una línea de cervezas propia con etiquetas ‘literarias’ en las que incluyo un microcuento. Es un microcuento de verdad, se trata sólo de unas palabras, porque no cabrían más. Ahora he pensado en ampliar estos microcuentos hasta llegar a la vertiginosa dimensión de relato muy breve: un máximo de 600 palabras. Eso a partir precisamente de mi reciente producción, la cerveza al estilo Steam típica de San Francisco realizada con kit Brupacks Beers of the World.

***

Era de noche cuando Kragg, el piloto de la nave de reconocimiento RTG, aterrizó en California, en las afueras de San Francisco. En una zona aislada, como solían hacer, y con camuflaje y sigilo: nadie se daría cuenta.

-¿Alguien puede haber notado el ruido de los motores?- preguntó Korliz al Piloto. Korliz era el superintendente que se encontraba al mando de la expedición informativa, cuya misión consistía básicamente en mantener actualizado el censo de las especies inteligentes en la galaxia que nosotros conocemos con el nombre de Vía Láctea.

-Parece que no. En realidad no consigo detectar signos de vida.-

Korliz bajó de la nave arropado por su burbuja vital, que le permitía gozar de invisibilidad gracias a un juego de espejos que se podía modular y adaptar a cada planeta y al mismo tiempo le proporcionaba la atmósfera ideal para que pudiera respirar y vivir.

Kragg tenía razón.

Todas las lecturas eran negativas. Su escáner estaba sintonizado en la frecuencia característica de la raza humana, y no se detenía delante de ninguna pared: el retorno era nulo, lo dirigiera dónde lo dirigiera. Amplió el campo de frecuencia sin conseguir mejoras. Hizo más ajustes, consiguiendo siempre el mismo resultado. Al cabo de una hora se dio por vencido y volvió a la nave.

-Eso me temía- le comentó al piloto. -Han conseguido por fin su Apocalipsis.-

-No me sorprende: se les veía venir- le contestó Kragg mientras despegaban. Ahora Korliz se vería obligado a llenar unos cuantos módulos, los amarillos, aquellos que siempre prefería evitar. Los módulos que se usan para notificar la extinción de una especie en la Vía Láctea.

***

Mientras tanto, en San Francisco, TODOS los habitantes de la ciudad y de sus alrededores se encontraban reunidos, con ocasión de la Fiesta Anual de Nuestra Cerveza, en los miles de bares que servían cerveza fermentada al estilo Steam tan característico de su ciudad, ignaros de lo que acababa de ocurrir y de las repercusiones del hecho a nivel galáctico.

Relato Flash: No estoy hecho para eso

07T

Aquí está un nuevo relato, un relato de desesperación y tristeza con un final feliz. Todo se arregla con un clic…

¡Cómo se nota que es ciencia ficción!

Ir a buscar No estoy hecho para eso en el apartado de páginas o, más sencillo, hacer click AQUÍ.

Os doy una pista: esta ilustración no tiene nada que ver con el relato, la puse sólo porque me gustó.

« Entradas anteriores

© 2022 Foxx SciFi

Tema por Anders NorenArriba ↑